CURIOSA Y OCULTA FILOSOFIA
Prime y Segunda parte de las Maravillas de la Naturaleza
examinadas en varias questiones naturales


Lib IV
De la Verdad de los Monstros fabulosos

 

 

 [...]

Cap.V
Si ay Tritones. Cuentan se notables historias

 

Tanbien la fama,  ques mas blńda que una cera para  forrnar qual quier mentira, ha vedido por hombres a los Tritones.
A qui se han de examinar los mismos dos puntos, si ay estos mostros,y si son hombres: tam cierto es lo primero, como falso lo segundo; son mostros marinos con forma humana de que estÓ poblado el Oceano. Y en la verdad del caso ailos, y se han topado assi en tiempos passados, como en los presentes.
Antiguamente en Portugal se vio un hombre que  salta del mar, tocando con la boca una concha: y mas reciete. El a˝o de mil y quinientos quincentos y veinte y tres se top˛ en Roma en Ribera Major un hombre medio peze con las demas se˝as con que Apolonio en sus Argonautas deterivio al Triton.
Tambien los que han ido a las lndias los han encuntrado, como escrive  Pedro Martir, y Francisco Ernando en sus Manuscriptos. Djaconeto Bonifacio tambien assever˛, que vio uno en Espa˝a  que le truxeron  conservado en miel desde lo ultimo de Mauritania.
Dem˛nstrato escrive que vio otro por sus ojos.
Lo mismo atestigua Pausanias de uno, que se monstrava muerto en Roma.
Scaligero cita entre otros testigos de vista destos monstros, a Sebastian Garado soldado de su padre, a Georgio Malacasa, a Constantino Paleocapo, y a Valerio Tesira Valenciano

 

Cap VI
Si ay Nereides, y Sirenas. Refierense cosas raras

 

Lo mismo se ha de dezir de las Nereides, son  pezes con el medio cuerpo anterior mugeril.
En tiempo de Augusto las vieron en Francia, y tambien en Portugal.
Eliano escrive, que Ie hallan cerca de Trapobana Massario atestigua, que las hin visto los navegantes.
En el rio de Cauma en Mosanbique se alla el peze muger, el qual tiene el medio cuerpo de hembra, y da mucho que hazer a los Portugueses en cuidar,  que sus esclauos no vayan a tener copula con estos pezes, porque van al rio para este efeto, como a casa publica; pero sobre todos estos es ilustre testimonio de Alexandro Neapolitano, que cita a Teodoro Gaza, que por sus ojos las vio.
Ni ha muchos a˝os que  se top˘ una en Frisia, era un monstro marino, la mitad figura de donšella, y a lamitad de pēze, la qual vivio algunos a˝os, y a prendio hilar, como lo afirman Cardano, Belonio, y nuestao Cornelio.
Si bien la llamaron algunos Sirena, enga˝ados con la opinion del vulgo que a  las Sirenas juzga per medio pezos, no son sino medio aves.
Teopompo, Itacio, Caleschro, Albrio, y bocato assi lo juzgaro, conspirando en esta sentencia los Gramaticos Griegos, y Latinos, la contienda y a puesta con las Musas, de que escrive  Pausanias, averlas supone; y assi de sus plumas se pudieron texer coronas la nueve hermanas, casi no ay antiguo que las  hizie se aquatales.
Estas, y potras mentiras deve el vulgo a los pintores.

 

Cap. VII
Declarase lo que dize el Profeta Isaias de las Sirenas

 

Con esto se quita el eserupolo de algunos de la causa porque el Profeta Isaias las pone en lo disiertos, y es la razon, porque com sos aves con forma umana no solo en las Islas, y orillas del mar, se podian allar; pero tambien remontada la tierra a dentro. A estas formas de aues hasta el pecho de muger lo de mas bolatil, y con las alas algunos han encontrado. Pedro Martir escrive de dos que hallaron en las lndias.
Y assi la fabula de las Sirenas, ˘ de las Harpias, no estÓ toda fundada en fingimiento, a y aves que la ocasionaron.
De la musica de las Sirenas no se cosa verisimil, que pueda dezir, lo gcneral es, que es  mas  propia de las aves, que de los pezes, que fuesse verdad lo que dizen, y el mismo Pedro Martir cuenta, cosa semjanter de  aver oido los Vizcainos musica en la mar, la qual atribuian a los hombres marinos.Gil Gonšalez tambien hall˛ cien leguas de PanamÓ uno pezes tama˝o de Delfines, que cantavan con tan grande armonia y suavidad, que causavan sue˝o.

 

Ivan Eusevio Nieremberg
1699

 

www.colapisci.it